También existen esos días en los que hasta escuchar música duele.