Su tiempo no es nuestro tiempo…