Que nada ni nadie apague nuestro brillo