PRECAUCIÓN, EL CHOCOLATE ENCOGE LA ROPA