Para vivir una vida creativa, tenemos que perder el miedo a equivocarnos