No hay palabra ni pincel para el amor de padre