La soledad es peligrosa. Es adictiva. Una vez que te das cuanta de cuánta paz hay en ella, no querrás lidiar con las personas.