LA PACIENCIA TIENE MÁS PODER QUE FUERZA