La mar está enfurecida / la tierra está temblorosa / qué vida tan rencorosa / lo trajo la atardecida / con una angustia crecida / le estoy pidiendo al señor/ que detenga su rencor / tan sólo por un minuto /es un peligro este luto / pal alma y el corazón