Hay almas a las que uno tiene ganas de asomarse como a una ventana llena de sol.