HASTA QUE NO LUCHAS POR ALGO NO TE CONVIERTES EN QUIEN ERES.