Cuando realmente quieres a alguien, la edad, los kilometros, el peso, la altura, son solo numeros.